"¿脩OQUIS?, breves relatos de estatales"

Compartimos con ustedes el cortometraje
"¿脩OQUIS?, breves relatos de estatales" , un humilde trabajo de *ATE Sur - Lomas de Zamora.
Esperamos opiniones y ponele un 馃憤馃徎 si te gust贸.
¡Suscribite a nuestro canal de YouTube!


Novedades - Ley de Enfermer铆a - Ley 10.430

diciembre 19

21 enero 2009

CAMPING VIEJO MOLINO

Para ir al camping tenes que anotarte de

lunes a viernes de 10 a 16 hs,

hablar con Andrea Sec. de Turismo.


05 enero 2009

ARTICULO PUBLICADO EN LA REVISTA VEINTITRES

Edici贸n Impresa N° 545 25 de Diciembre de 2008 Por Tom谩s Eliaschev

Primero los pibes


Cristian Caballero se quito la vida colg谩ndose con las s谩banas
Cristian Caballero se quito la vida colg谩ndose con las s谩banas.


Crisis en los institutos bonaerenses de recuperaci贸n de menores. Dos suicidios en un centro de La Matanza reinstalaron el debate sobre la cr铆tica situaci贸n de las instituciones. ¿Baja en la edad de imputabilidad o abandono?
La denuncia de ATE.




Una nueva oleada de exigencias de “mano dura” recorre el territorio de la provincia m谩s poblada del pa铆s. El mismo gobernador bonaerense, Daniel Scioli, manifest贸 la posici贸n de su administraci贸n de bajar la edad de imputabilidad para vigilar y castigar a los menores de 16 a帽os que se vuelcan al delito. Hasta el momento la respuesta que el Estado brinda a estos adolescentes en conflicto con la ley es el encierro. Y seg煤n las declaraciones de los hombres del sciolismo, esta alternativa se est谩 reforzando. El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, no contradice la pulsi贸n represiva del gobierno que integra. Son las mismas autoridades las que reconocen que los institutos est谩n fracasando en su misi贸n de reinsertar a los chicos en la sociedad. El suicidio de dos j贸venes en el recientemente inaugurado Centro de Recepci贸n de Menores de Virrey del Pino, en La Matanza, motiv贸 el cierre del establecimiento por la ausencia de condiciones m铆nimas de salubridad, seg煤n admitieron los funcionarios. Veintitr茅s dialog贸 con los delegados del centro de Lomas de Zamora, donde 112 chicos se encuentran encerrados. Los dirigentes gremiales denunciaron la grave situaci贸n por la que pasa el sector. En la provincia de Buenos Aires hay 8.628 menores internados: 7.068 por motivos asistenciales y 1.560 por causas penales, de acuerdo con un estudio de Unicef y del Centro de Estudios Legales y Sociales. Funcionan 32 institutos asistenciales y 27 penales.

Los asistentes de minoridad Fernando Fern谩ndez, de 31 a帽os, y Marcelo Brizuela, de 36, son los representantes de una asamblea de trabajadores que pelea para mejorar las condiciones de “laburo”, pero que se plantea tambi茅n un abordaje que permita recuperar a los chicos encerrados. Organizados en la Asociaci贸n de Trabajadores del Estado (ATE Sur), vienen sosteniendo una larga lucha. En un principio, sufrieron la persecuci贸n de las autoridades, pero con paciencia lograron estabilizarse como representantes gremiales. Muchas de las situaciones que los funcionarios reci茅n ahora admiten fueron denunciadas por los dirigentes desde que comenzaron con su labor sindical, hace ya cinco a帽os.

Fern谩ndez –profesor de letras– y Brizuela –estudiante de historia– tienen una postura definida sobre el sistema en el que trabajan. “Es una bestialidad. Todo el mecanismo que implementan es para oprimir al trabajador. La consecuencia es que el trabajador termina oprimiendo a los j贸venes”, explican. Por eso, se plantean “un nuevo paradigma que recupere a los pibes”.

Los trabajadores tienen una serie de reclamos pendientes. En numerosas oportunidades los han hecho notar mediante petitorios, paros, movilizaciones y cortes de calles. “Hay que girar la perspectiva del tratamiento, que se parta desde la cultura, la educaci贸n y el trabajo. La inversi贸n tiene que servir para eso. La educaci贸n tiene que ser sistem谩tica, de calidad, que ayude a los pibes a la reinserci贸n. Actualmente, el chico sale y vuelve al barrio, a la misma situaci贸n en la que estaba antes”, se lamenta Fern谩ndez.

Su compa帽ero agrega m谩s pedidos: “Demandamos nombramientos. Hace falta una decisi贸n pol铆tica de shock para que no falte personal profesional en los equipos t茅cnicos. Tiene que haber una dupla de profesionales cada diez pibes, es la 煤nica forma de hacer un tratamiento continuado. Hoy hay un profesional cada cincuenta pibes. Necesitamos profesionales en salud mental, especialistas en adicciones. Hay pibes que vienen del paco y tienen que atravesar todo un per铆odo de abstinencia sin un tratamiento. Ac谩 hay profesores de educaci贸n f铆sica haciendo requisas cuando tendr铆an que promover que los chicos hagan actividad f铆sica”.

Fern谩ndez completa el reclamo: “No s贸lo la cantidad de personal es insuficiente, sino que la carga horaria es excesiva por el trabajo que realizamos. Exigimos la reducci贸n de la jornada laboral. Trabajamos en un r茅gimen de 48 horas semanales. De ninguna manera en este tipo de trabajo, con situaciones especiales, con chicos que vienen con situaciones graves, podemos responder a una carga tan grande. Son tareas especiales. Otros administrativos del Estado trabajan treinta horas semanales”.

Otra de las exigencias pasa por la capacitaci贸n. “Cuando ingresamos a este empleo nuestra 煤nica capacitaci贸n fue: ‘Por las dudas, lo que los pibes te pidan dec铆 que no’. Ese es el paradigma que exigimos que se modifique.”

Para los delegados, que ganan un promedio de 2.500 pesos, “la mitad en negro”, hay una contradicci贸n entre el discurso oficial y la pr谩ctica. “Hablan de la promoci贸n de los derechos humanos, de la construcci贸n de la ciudadan铆a, pero en la pr谩ctica hay una vulneraci贸n permanente de los derechos de los pibes y de los trabajadores. Scioli y Arroyo reconocen por los medios que no tienen suficiente personal. Ahora asignan m谩s plata a los institutos. Cuando tienen una crisis aumentan las partidas para horas extraordinarias, para pagar cargos fantasmas, verdaderos negocios adentro de los institutos”, se indigna Fern谩ndez.

No caben dudas de que trabajar en un instituto de menores no es una tarea sencilla. Muchos empleados sufren las consecuencias de pasar largas horas en un lugar tan complicado. “Reclamamos una asistencia psicol贸gica para quienes trabajamos en esta bestialidad de sistema. En su gesti贸n anterior Cristina Tabalaro (recientemente nombrada como subsecretaria de Minoridad) prometi贸 que 铆bamos a tener asistencia psicol贸gica. Se lo seguimos reclamando. Cada uno se arregla por sus propios medios. Nos mandan a IOMA, donde, igualmente, ten茅s que pagar”, se queja Brizuela.

Los delegados apuestan al di谩logo con los menores encerrados. Seg煤n explican, hacen todo lo posible para desterrar los c贸digos “tumberos” y por eliminar la autoagresi贸n a la cual muchos se someten. Proponen, en cambio, que los chicos adquieran “identidad de clase”. “La lucha de los trabajadores es una referencia para los pibes –subraya Brizuela–. No hacemos paternalismo. Nosotros les decimos que cuando salgan pueden exigirle al Estado, que les neg贸 un mont贸n de cosas desde la cuna, un trabajo digno. Al ver c贸mo nosotros nos organiz谩bamos, comenzaron ellos tambi茅n a hacer asambleas y a elevar notas pidiendo cosas, como pintura para pintar los m贸dulos. Con el di谩logo, logramos convencerlos de que no les conviene hacer motines, su familia sufre y ellos se perjudican.”

Las tareas que desarrollan en el instituto son m煤ltiples. “Sin convicci贸n y sin proponerse modificar la realidad no se puede hacer este laburo”, se despide Fern谩ndez. Esperan que su granito de arena ayude a que toda una generaci贸n no se pierda.